ABRA PSICÓLOGOS BILBAO 

Arenal, 5 - 6º, dpto. 601 y 4º, dpto. 410 - 48005 Bilbao

1ª CONSULTA GRATUITA

TRASTORNO NEGATIVISTA DESAFIANTE

A lo largo del ciclo vital de cualquier niño, es bastante común encontrar conductas desafiantes o de oposición, que normalmente se reconducen hacia conductas normalizadas, mediante la educación de los padres y de otros agentes socializadores. Sin embargo, en un grupo de niños, estas conductas desafiantes, se presentan en una magnitud desmesurada y perseveran en el tiempo, más de lo esperado para su edad o cultura. En este caso, estamos ante un problema clínico.

El trastorno negativista desafiante se trata de uno de los trastornos de conducta más graves en los niños, por su evolución y pronóstico. Se inicia en edades tempranas y sin la adecuada intervención y tratamiento, el niño con antecedentes negativistas u oposicionistas es un claro candidato a desarrollar un tratorno antisocial de la personalidad, a experimentar fracaso académico, problemas sociales, legales y de marginación.

Las manifestaciones conductuales de este trastorno de la conducta, pueden ir desde la pasividad extrema (por ejemplo, no obedecer de forma sistemática, mostrando una actitud de pasotismo general) a sus formas más violentas, es decir, verbalizaciones negativas, hostilidad, agresividad verbal o insultos hacia las figuras de autoridad, ya sean los padres, educadores o compañeros. Se resiste a cumplir las normas y molesta a los demás sin motivos o si los tiene, son insignificantes. La agresividad que demuestra, no llega al plano de lo físico, si superara este umbral y mostrara conductas agresivas físicas, estaríamos ante un trastorno disocial.

La DSM-IV señala que “las conductas perturbadoras de una persona con un trastorno desafiante por oposición son de una naturaleza menos grave que las de aquellas con un trastorno disocial, y normalmente no incluyen agresión hacia las personas o animales, destrucción de la propiedad o un patrón de robos y engaños”.

Los comportamientos negativistas y desafiantes según la DSM-IV, se caracterizan por un patrón de comportamiento negativista, hostil y desafiante que dura por lo menos 6 meses, estando presentes cuatro (o más) de los siguientes síntomas:

  • A menudo se encoleriza o incurre en pataletas.
  • A menudo discute con adultos.
  • A menudo desafía activamente a los adultos o rehusa cumplir sus demandas.
  • A menudo acusa a otros de sus errores o mal comportamiento.
  • A menudo es susceptible o fácilmente molestado por otros.
  • A menudo es colérico y resentido.
  • A menudo es rencoroso o vengativo.

El trastorno de conducta provoca deterioro clínicamente significativo en las actividad social, académica o laboral. (Arriba)


Llamar

E-mail

Cómo llegar