ABRA PSICÓLOGOS BILBAO 

Arenal, 5 - 6º, dpto. 601 y 4º, dpto. 410 - 48005 Bilbao

1ª CONSULTA GRATUITA

¿EN QUÉ CONSISTE LA MEDIACIÓN FAMILIAR?

La mediación familiar surge en Estados Unidos en los años 70, para intentar dar una salida extrajudicial al gran número de separaciones que colapsan el sistema judicial.

 

La mediación familiar parte de un supuesto inicial: las familias tienen sus propios recursos para tomar sus propias decisiones (Bolaños, 1996). Consiste en un procedimiento voluntario que intenta dar una solución extrajudicial a los conflictos surgidos en el seno de la familia, en el que profesionales cualificados e imparciales ayudan a los miembros de ésta, con el fín de posibilitar el diálogo y la búsqueda de un acuerdo común.

 

Es importante que tengamos en cuenta, que en el proceso de mediación, los mediadores no somos los protagonistas. Debemos mantenernos imparciales y neutrales. No debemos olvidar, que es la propia familia o la pareja, la que tiene en sus manos poder hallar una solución a su problema. El mayor protagonismo de los interesados en la resolución de sus propios conflictos, eleva la satisfacción psicológica de éstos, acrecienta su autoestima y fomenta comportamientos de ayuda a los demás.

 

Tenemos cuidado de no confundir nuestra profesión de psicólogos clínicos, con la de nuestro trabajo como mediadores. Las personas que acuden a nosotros, al ser psicólogos, normalmente nos van a pedir que les orientemos, formemos e intervengamos como protagonistas en este proceso. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que la mediación no consiste en una terapia de pareja o terapia familiar.

¿CUÁNDO PUEDE AYUDARNOS LA MEDIACIÓN FAMILIAR?

La mediación familiar no va dirigida exclusivamente dirigida a solventar problemas de pareja, también es la solución para los problemas de relación y comunicación entre padres e hijos, entre abuelos y nietos, entre hermanos y entre las personas unidas por parentesco o afinidad.

 

Es recomendable cuando:

 

  • Resulta muy difícil llegar a acuerdos entre los miembros de la familia.
  • En casos de separación o divorcio.
  • En asuntos de custodia sobre los hijos.
  • Problemas de relación con hijos adolescentes con trastornos de conducta: no quieren estudiar o trabajar, consumen drogas, alcohol, son agresivos, etc.
  • Cuando ante un suceso vital grave o traumático (violencia doméstica, pérdida de un ser querido, enfermedad física o mental, problemas económicos o laborales..) los miembros de la familia quieren continuar unidos, pero las diferencias de opinión les han llevado a conflictos, que hacen muy difícil la convivencia.

El mediador prepara el contexto adecuado para favorecer el diálogo entre las partes, diseña el proceso de mediación y proporciona a los miembros de la familia, que están en conflicto, las herramientas que les permitan alcanzar una solución.

 

Normalmente, en ABRA Psicólogos Bilbao, estructuramos las sesiones de mediación familiar, en tres fases. En un primer momento, nos reunimos con todos los miembros de la familia para exponer el problema y aunar lo diferentes puntos de vista, a continuación realizamos sesiones individuales, donde cada persona puede expresar libremente su opinión, sin sentir la presión de la otra parte, y finalmente, nos volvemos a reunir todos juntos para llegar a acuerdos y a la solución del conflicto.

 

En mediación se intentan conseguir soluciones en las que todas las partes en conflicto “ganen”. Se persiguen soluciones del tipo “gano-ganas”. 




Llamar

E-mail

Cómo llegar